miércoles, 4 de julio de 2007

"Open Source, Open Mind"

Pekka Himanen 30 de abril del 2002
BULMA
Traducido por Juan Fco. Lladó Sabater
Europa creó la Web y Linux. Tim Berners-Lee, un graduado en Oxford que trabaja en el CERN, el Laboratorio Europeo de Física de Partículas, cerca de Ginebra, inventó el sistema hipermedia de Internet llamado World Wide Web. Linus Torvalds era estudiante en la Universidad de Helsinki cuando escribió el sistema operativo Linux. Así que ¿cuáles son las lecciones de todo esto?
El comercio no es el único impulsor de la revolución tecnológica
Como argumento, los desarrollos tecnológicos más radicales hoy en día, la Web y el sistema operativo Linux, fueron desarrollados bajo el modelo open-source, en el que la gente regala sus creaciones a los demás para que las usen, prueben y desarrollen. Pero, aunque el movimiento open-source surgió originariamente como colaboración entre particulares, el comercio y la sociedad en general todavía pueden aprender de él. En realidad, hay dos grandes lecciones que deberíamos aprender de lo que la gente open-source llama la "ética hacker". (Por supuesto, no se refieren a "hacker" como criminal informático, sino en el sentido originario de la palabra: una persona que se apasiona con su trabajo y quiere compartir sus resultados con los demás).
La primera lección es, naturalmente, el concepto de "abierto".
He actuado como asesor en temas sobre la sociedad de la información para compañías como Nokia y los diferentes gobiernos en Finlandia, y una cosa en la que he hecho incapié es en que el modelo "cerrado" no ha sido el que ha generado las innovaciones más importantes en la "economía de la información". En la competencia global, una revolución no está hecha por una sola persona, sino por una red de rebeldes, y eso necesita del modelo "abierto".
Sólo considere el inconveniente de la arquitectura cerrada de Apple frente al modelo abierto de los PC de IBM. Considere las telecomunicaciones europeas, que consiguieron ventaja gracias a los estándares abiertos NMT/GSM. Hoy, sin embargo, las absurdas tasas por licencias en las redes de tercera generación europeas están acabando con el poder del modelo abierto, que nos estaba conduciendo hacia el mayor éxito tecnológico europeo. Los distintos gobiernos europeos deberían ponerse deacuerdo para eliminar estas tasas.
El modelo abierto también posee una dimensión ética. Tuve la oportunidad de encontrarme con representantes de gobiernos y empresas de países en vías de desarrollo en el Foro Económico Mundial anual del mes pasado. Sólo en Africa, hay 25 millones de personas infectadas por el SIDA que no tienen acceso a medicinas debido a que las especialidades patentadas son demasiado caras. Esto es inaceptable.
Para un cambio a largo plazo se necesitaría un "salto japonés". Valga recordar que la transformación japonesa de la posguerra hacia una economía fuerte se basó inicialmente en copiar información de occidente, y eso demostró ser muy beneficioso para ambos, para ellos y para nosotros.
Este tipo de avance no debería ser frustado por un empuje injusto hacia el derecho de propiedad intelectual en la organización del comercio mundial.
Una segunda lección es la relación de los hackers con el trabajo.
Los hackers como Berners-Lee y Torvalds explican que los de su clase logran grandes cosas porque se apasionan por lo que hacen. Tener un interés genuíno en tu trabajo puede liberar tu creatividad y energía, infundir alegría y sentido a la vida, y permitir que desarrolles tu potencial como ser humano. Esto difiere de la vieja ética protestante, que enseñó que el trabajo se debía mirar como el deber más importante.
Las compañías com más éxito empiezan a entender que en la "economía de la información" la ética protestante debe ser sustituída por la ética hacker, debido a que el mayor desafío actual es el de realzar la creatividad.
En los años noventa Nokia, por ejemplo, transformó su cultura del trabajo en este sentido, cambiando su forma de hacer las cosas reclutando gente creativa y creando un ambiente de confianza que les proporcionó un entorno para realizar sus ideas.
Además de descartar la idea de que el trabajo es el mayor deber en la vida, los hackers pretenden desarrollar la tecnología que les permita un mejor equilibrio entre el trabajo y el ocio. Una de las cuestiones más extrañas del "progreso" tecnológico es el cómo ha hecho que nuestras vidas sean más estresantes.

Para muchos de nosotros, no sólo se trata de que nuestra jornada laboral esté llena de tareas cotidianas, sino que nuestra vida privada ha adoptado también este modelo:
17:30-17:45 llevar a los niños a entrenar
17:45-18:30 gimnasio
18:30-19:20 sesión de terapia
19:20-20:00 recoger a los niños del entreno, preparar la cena y cenar
20:00-23:00 mirar la televisión con la familia
23:00-23:30 conversación con la esposa
23:30-23:45 otras atenciones a la esposa (ocasionalmente)...
¿Dónde están los sindicatos para exigir un equilibrio entre el trabajo y el ocio?Ultimamente, la principal pregunta acerca de la revolución tecnológica es qué valores queremos que la rija. La ética hacker propone una vía para que las compañías y sociedades europeas puedan convertirse en un ejemplo global de una más abierta y humana era de la información.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal