viernes, 31 de agosto de 2007

Tus hijos

Gibran Khalil Gibran

Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de sí misma.

No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues
ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no pueden visitar ni siquiera en sueños.
Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede, ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.
Recuerdo que cuando le recité a mi madre este poema con la intención de que entendiera algunas de las cosas que no terminaba de asumir de mi forma de pensar o sobre las cosas que hacía o me gustaban. Su respuesta fue tan sincera como decepcionante. Exclamó: ¡Vamos, que los hijos hagan lo que les de la gana ¿no?!

En cualquier caso, la entendí y respeté, porque su cara y la expresión de sus ojos eran muy dulces. Hacía ya tiempo que yo había dejado de presentar batalla ante lo que consideraba injusto fundamentalmente por la educación eminentemente machista que nos dieron entonces. Asumí, la respeté y la cuidé lo que buenamente pude a la vez que tomé rumbo hacia mi propio destino. Los padres nos equivocamos mucho, pero eso sí, con muy buena intención. Creo que la alegría que me produce que los hijos me traigan una parte del mundo a casa, contrarresta todo lo que no comprendo de sus vidas. Y también deseo que la inclinación de mi mano de arquera, sea para su felicidad. ©Teresa C. B.©

Etiquetas: , ,

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Si, es asi, siempre fue asi....esas palabras las tengo grabadas en un folio con tu letra que aún conservo...
pero sigo sin entender... preferiria no saber nada de nada, ponte en mi piel... ponte tu en esta silla, que yo me pongo en la tuya... hagamos el cambio a ver que pasa...
No es la primera vez que anda por aqui, ni será la última, y nunca ha pasado nada, nunca hemos tenido problemas, siempre he estado al loro, siempre me ha tenido al loro... y ahora no comprendo estas verónicas de olé, no las comprendo .... si tu si, cuéntamelo...

31 de agosto de 2007, 7:33  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hace ya unos cuantos añitos, un septiembre,día nublado, que alcé mi arco, desde mi balcón tragando lágrimas dije adiós, abri la mano... echó a volar... comprendí...
Volvi a lanzar la flecha unos añitos mas tarde, mes de enero, dia frío, tras una charla con alquien que ya no está entre nosotros.... volví a tragar lágrimas, volví a comprender...

Y acabo de lanzar otra flecha... con mucho dolor, (porque duele, teresa duele) y muy amarga también

Nada que yo no sepa y no haya vivido, Gibran me viene ahora a descubrir...
¿O si? Temo también a esta duda...pues entreveo la respuesta y da miedo... y duele teresa duele. Pero si ha de ser asi, así será.... y supongo que a eso se referia nuestra madre...

31 de agosto de 2007, 8:17  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal