martes, 28 de agosto de 2007

Los jóvenes rechazan el alquiler, la gran apuesta del Gobierno en política de vivienda


Una encuesta del ministerio muestra que no querrían ser inquilinos ni con precios más bajos
LUIS DONCEL - elpais.es - 28/08/2007 -
El "salto adelante" con el que el Gobierno quiere impulsar el alquiler para jóvenes se ha encontrado con un escollo inesperado: los propios destinatarios de un plan que todavía está en ciernes. De la encuesta que el Ministerio de Vivienda ha encargado para conocer la opinión de los que tienen entre 20 y 30 años se desprende que, aunque bajara el precio de los alquileres, casi la mitad seguiría prefiriendo la compra. Y más del 60% responde que, ya que los precios de una hipoteca y un alquiler son muy parecidos, se decanta por la opción de la compra.

España es un país de compradores. Y parece que las nuevas generaciones no tienen ningún interés en cambiar la psicología nacional. En el Ministerio de Vivienda reconocen que, si quieren que el porcentaje de inquilinos se aproxime al de la media europea -en el 38% frente al 11% español-, no sólo deberán hacer el alquiler más atractivo, sino convencer a los jóvenes de que esta opción no es tirar el dinero.

Los resultados de la encuesta que el ministerio ha hecho a 1.000 jóvenes muestran que ni están interesados en alquilar ni, lo que es peor, lo estarían aunque las circunstancias cambiaran. Entre los inconvenientes actuales, citan la mala calidad de los pisos en el mercado, las escasas garantías para garantizar la continuidad del inquilino y lo elevado de la fianza o aval necesario para firmar un contrato de alquiler.

Además, cuando se les pregunta por un mundo ideal, responden que su precio objetivo estaría en 350 euros mensuales y un máximo de 475. Pero ahí es donde se dan de bruces con la realidad, porque la media de los alquileres firmados el año pasado por un piso de 100 metros cuadrados fue de 720 euros al mes; mientras que en algunas comunidades, como la de Madrid, superó los 1.100.

Recordatorio: El Destructor de Mitos ¿Vivir de alquiler es tirar el dinero?


La realidad es que si ganas 1000 €, ¿cual es el alquiler proporcional, para poder pagar la luz, el teléfono e internet, comer, vestir, consumir un poco de cine y museo; botellón, tabaco, el par de porros y vestir; pagar el bonotransporte, la piscina municipal; los estudios de la escuela o facultad, instituto o formación de adultos estatal? 350 € es mucho pagar. Y sobre todo en grandes ciudades como Madrid, donde un kilo de la fruta más barata, que hay que tomar diariamente según publicitan en TV, está a un mínimo de 2 €, es decir unas 330 pesetas de las de hace unos seis años. Se puede vivir tan sólo comiendo, con algo de ropa de cáritas, ir andando a los sitios (sanísimo), gorronear las copas y el tabaco a los amigos, encontrar algún mueble en la basura y no estudiar nada. Pero si no se consume, tampoco se contribuye a que el PIB y la economía del país sea una de las mejores de Europa, del mundo ¡y parte del extranjero!.

También me pregunto cómo con 1000 € se puede comprar, incluso, una vivienda protegida. Algo no casa con la casa. Podría ser con ayuda familiar, entonces no estaríamos hablando de verdadera independencia. En Europa, los jóvenes no le hacen tantos remilgos al tema de la vivienda de alquiler. Tampoco es norma común que los padres paguen carreras universitarias eternas sin que los hijos obtengan becas o trabajen para autofinanciarse. Hay un poco de caradura y un mucho de cultura mal construída en España a este respecto: tanto de la vivienda como de la manutención de los hijos. Una cosa es criar, y posteriormente ayudar a que el pájaro vuele del nido, y otra es que ocupe todo el nido y se le alimente y subvencione "per in saecula saeculórum". Va contranatura. Se puede estudiar, trabajar y divertirse. Se puede trabajar, divertirse y atender las tareas domésticas. Se puede estudiar, trabajar, divertirse y atender las tareas domésticas. De Erasmus en Europa (Alemania y Holanda), mis hijos han visto como sus compañeros viven todo el año en casas/residencia baratas y estatales mientras duran sus estudios. A los padres los "visitan" cuando pueden o quieren.

De mi generación, much@s lo hicieron, y much@s jóvenes ahora, por supuesto, también lo hacen. Trabajar desde los veinte años y a la vez estudiar,divertirse y atender las tareas domésticas. Tener pareja y criar a los hijos. Aunque quede algo en el camino como puede ser la inversión en unos estudios superiores sin explotar. Algo que ha sucedido con muchas mujeres de mi generación. Hoy es el día en que con unos cuantos años a la espalda, algún achaque y no poco cansancio por las noches, seguimos en la brecha: trabajando, estudiando, divirtiéndonos y atendiendo las tareas domésticas. Y sin perder la esperanza de que los especuladores inmobiliarios dejen en pie alguna aldea mágica cerca del mar, donde pueda vivir agradable y dignamente una jubilada mileurista.
©Teresa C. B.©

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal