martes, 23 de octubre de 2007

Naomi Klein y Alfonso Cuarón se unen contra la doctrina del miedo

Marta Peirano Madrid | 03/10/2007 - adn.es



Después de su éxito con el buque insignia del movimiento antiglobalización, el libro No Logo, Naomi Klein no se quedó sentada leyendo cartas de sus fans; ella y su marido, el periodista canadiense Avi Lewis, se fueron a Argentina para hacer The Take (La toma), un documental sobre un grupo de trabajadores que ocupan las fábricas que han quedado abandonadas tras el desplome de la economía argentina y las dirigen democráticamente.



Tras el desastre del huracán Katrina en agosto de 2005, una catástrofe que causó la muerte de 1.836 personas y ocasionó más de 52.000 millones de euros en daños materiales, Klein dirigió su atención hacia otro lugar: la cultura del desastre. O, lo que es lo mismo, la gestión oportunista del desastre por parte de los gobiernos y las empresas, que utilizan la cultura del miedo para eliminar los derechos civiles en beneficio propio.

En su nuevo libro, La doctrina del Shock, Klein parte de una analogía extrema, la de la terapia de shock utilizada por la CIA en los años 50 para pacificar a los ciudadanos "inadecuados" con la política proteccionista y totalitaria que ha caracterizado la Guerra contra el terrorismo de los Estados Unidos. Los gobiernos -según Klein- utilizan el estado postraumático de los ciudadanos tras un desastre para debilitar sus libertades y eliminar sus derechos civiles en favor del absolutismo y en beneficio del capital. "Si se puede rehacer una personalidad -argumenta Klein- también se puede rehacer un país".

Resistencia contra la terapia del miedo.
Al acabar el libro, Naomi Klein llamó al director mejicano Alfonso Cuarón. "Cuando vi su película Children of Men, una fantasía futurista sobre un mundo en crisis por la carencia de niños, la emigración y la violencia, 'pensé que era el presente de lo que hablaba", explica.

Al principio no tuvo suerte. "Naomi me pidió que filmara un avance para su libro -cuenta el director- pero estaba ocupado y no pude. Luego leí el libro y le dije a Naomi que contara conmigo para ayudarla en todo lo que pudiera".
Cuarón no sólo describió el guión con Klein sino que asumió la producción del corto, pero transfirió la realización a su hijo Jonás. Padre e hijo 'trabajaron gratis en este proyecto porque creen en él', recalcó Klein.



El documental, que dura seis minutos, es una recreación de los aspectos más relevantes -e incómodos- del libro. Como el papel, empieza con las sesiones de electroterapia convulsiva (ECT), extractos de los manuales de tortura de la CIA (posiblemente sacados de Archive.org) y conferencias del Nobel de Economía Milton Friedman, héroe neoliberal y promotor de la electroterapia, estrechando la mano de Pinochet, Margaret Thacher y Ronald Reagan.

El documental fue presentado oficialmente en la Mostra de Venecia, donde causó un gran revuelo. Una organización italiana contraria a la construcción de una base militar estadounidense cerca de la ciudad de Vicenza aprovechó la presencia de la escritora y el director para expresar su protesta.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal