lunes, 28 de enero de 2008

Mi querida Ana Botella



Después de ver a mi musa una y otra vez me siento inspirado.
Esta señora es la Concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid.

Mi querida Ana Botella,
que señora tan fina,
va a dejar de ser tan bella
se va a parecer a Sabina,

como siga usted fumando
con tanta fuerza y afición,
yo diría drogadicción,
su cara se ira arrugando.

Sus amigos, junto a usted sentados
su humo se tragarán,
se verán perjudicados

pero no protestarán,
yo si que lo hago
ni usted, ni Aguirre lo impedirán.

Mi querida Ana Botella
continúe usted fumando,
vaya por ahí molestando
le presentare una querella

por no respetar la salud
de algunos ciudadanos
a los dice llamar hermanos,
que usted tiene virtud.

Viva su libertad
que no respeta la mía,
gracias por su bondad

por gozar de su compañía
con veneno y alquitrán,
con pitillo y alegría.

No se ha parado a pensar
que su tabaco hace daño,
miles mueren cada año
por el vicio de fumar.

Acaso no le han explicado
que también el humo ajeno
para otros es puro veneno
involuntariamente inhalado

Queridas Esperanza y Ana,
Si por fastidiar a Zapatero
no se les quita la gana

de fastidiar con el humo
piensen en el camarero
¡Menos tabaco y más zumo!

Colofón

Hay quien se fuma un cigarro
después de hacer el amor,
otros se lo fuman
si joden a Gallardón.


Es de mi amigo y poeta Javier J. O, que suele fabular muy serio y enamorado, pero esta vez la fumadora fumeta y la política candente y reciente se conoce que le ha inspirado humorpoesía. ©Teresa C. B.©

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal