lunes, 14 de julio de 2008

Amor


Recomponiendo el revolutum de estos últimos meses entre mis papeles, encontré este poema de Antonio de Gamoneda que no quiero olvidar, es por lo que lo anoto en mi cuaderno (puede que ya lo esté, pero da igual, me gustó cuando lo leí y me resulta nuevo cada vez que lo leo).


Mi manera de amarte es sencilla:
te aprieto a mí
como si hubiera un poco de justicia en mi corazón
y yo te la pudiese dar con el cuerpo.

Cuando revuelvo tus cabellos
algo hermoso se forma entre mis manos.

Y casi no sé más. Yo sólo aspiro
a estar contigo en paz y a estar en paz
con un deber desconocido
que a veces pesa también en mi corazón.


Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal