martes, 6 de noviembre de 2007

La Torre de Babel



Contra la torre de Babel tendemos puentes lazos que invitan a entender.
Contra la torre de Babel nacemos mundos hechos de mezcla y de saber.
Contra la torre de Babel cerramos zanjas en las fronteras del poder.
Contra la torre de Babel nos asombramos y decidimos conocer
nos abrazamos nos recibimos nos encontramos nos definimos.
Contra la torre de Babel señales de humo una botella y un papel.
Contra la torre de Babel abrimos casas con las ventanas a otra piel.
Contra la torre de Babel una vereda que lleva siempre hasta otros pies
nos escuchamos nos decidimos nos rescatamos nos escribimos.
Contra la torre de Babel una guarida y el ojo puesto de ver
y ver el árbol y la fruta en un lugar común la lluvia que nos moja,
en un lugar común las diferentes lenguas del lugar,
y ver la casa y la escalera en un lugar común el viento que nos mece
en un lugar común los diferentes cantos del lugar.
Contra la torre de Babel un ancho río y todo el agua por beber.

Torre de Babel, 1563Pieter Bruegel, el Viejo
Museo Kunsthistorisches (Viena)
Oleo sobre tabla 114 x 155 cm.
Pintura Flamenca

(Génesis 11:1-9.)
"Toda la Tierra tenía una misma lengua y usaba las mismas palabras. Los hombres en su emigración hacia oriente hallaron una llanura en la región de Senaar y se establecieron allí. Y se dijeron unos a otros: «Ea, hagamos ladrillos y cozámoslos al fuego». Se sirvieron de los ladrillos en lugar de piedras y de betún en lugar de argamasa. Luego dijeron: «Ea, edifiquemos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta el cielo. Hagámonos así famosos y no estemos más dispersos sobre la faz de la Tierra».Mas Yavé descendió para ver la ciudad y la torre que los hombres estaban levantando y dijo: «He aquí que todos forman un solo pueblo y todos hablan una misma lengua, siendo este el principio de sus empresas. Nada les impedirá que lleven a cabo todo lo que se propongan. Pues bien, descendamos y allí mismo confundamos su lenguaje de modo que no se entiendan los unos con los otros». Así, Yavé los dispersó de allí sobre toda la faz de la Tierra y cesaron en la construcción de la ciudad. Por ello se la llamó Babel, porque allí confundió Yavé la lengua de todos los habitantes de la Tierra y los dispersó por toda la superficie".

...las cosas son más sencillas de lo que parecen si nos remitimos a los conceptos. El lenguaje modela la mente y el entendimiento crítico, y por tanto, contribuye a la materialización de nuestros actos. Éticamente sería más fácil distinguir el bien del mal si esta parte de nuestra formación fuera realmente integral. (Soy de quienes reivindican la vuelta del latín y el griego en la enseñanza curricular) Estéticamente seríamos capaces de expresarnos y comunicarnos con absoluta claridad lo que contribuiría al entendimiento entre homos y seríamos realmente humanus. (¿¡Espero que se entienda lo que digo!?)

Etiquetas: , , ,

4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Interesante, mi hijo me descubrió a Pedro Guerra y yo descubrí en él, con satisfacción, su gusto por Pedro Guerra.

Ahora escucho la melodía que tu me regalas, pensando en él en la distancia, y centrado en los “Estrechos “ que vigilamos y los “Muros” que construimos.

( Sigo enredado)

7 de noviembre de 2007, 10:16  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Aciertas en tu reivindicación.

El latín, el griego, la filosofía, la literatura, la historia, la geografía humana, el arte… todo esto está -ya- casi ausente o en escasa cantidad, en la formación de nuestros jóvenes, y la apuesta de futuro en el espacio Europeo se empecina en su olvido. Todo está quedando relegado a lo que marque el “supra capitalismo” . La Formación del futuro se gesta en este erial.

En el horizonte del 2010 la Universidad Española quedará atrapada en el reciente Decreto de Ordenación de las Enseñanzas Universitaria, aprobado por Consejo de Ministros ( 26/10/2007). En esa Universidad ya no será posible el conocimiento inútil, tan necesario, para hacernos, construirnos y entendernos como seres humanos, como tu señalas.
Jubilarse anticipadamente para no caer en este barbecho, podría ser una salida para algunos… o muchos. Renunciar a mantener esa voz crítica no parece adecuado.
No sé.

(El mismo de arriba que no había abandonado el hilo...)

7 de noviembre de 2007, 10:52  
Blogger TCB ha dicho...

El conocimiento inútil no es conocimiento o al menos no responde a los que en verdad somos y necesitamos.

Es útil para aquéllos que ven en el neoliberalismo la libertad, en la posesión de objetos la representación del prestigio, y en el poder individualista la cota máxima del reconocimiento social.

Todo ello voceado y estimulado por medios tecnológicos que desmesuran la realidad y consiguen confundir y apartar en demasía el tacto y contacto directo de los sentidos.

Me gusta el cine y leer, pero adoro equivocarme, tomar cañas y charlar con los amigos, la caricia del amante, y el beso de buenas noches de mis hijos.

El mensaje no es el medio, ni la tecnología es el mensaje sino la herramienta que lo transmite, potencialmente en la actualidad, a todos los rincones de la tierra. El 6º poder y siguiente revolución.

Espero seguir perseverando en el error de la inutilidad. Saludos.

7 de noviembre de 2007, 22:05  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Una aclaración:

Tal vez el término -inútil- deja opaca la idea que quería expresar.

Me refiero al pensamiento -no útil- en el sentido mas craso de utilitarista.

Solo un ejemplo:
¿Sería inútil la poesía de Blas de Otero?
¿El cuadro de Botero "El muchacho comiendo melón?
¿La discusión en torno a los esquematismos trascendentales de Kant?

Respeto las opiniones (opinar no es conocer).En este sentido quería expresarme y me mantengo en la defensa del pensamiento -no útil- inútil.

Pero que quede claro, nunca referido a personas.

Sobre el error, otra precisión: es una categoría humana, no podríamos vivir sin él, nos es necesario. Y es la búsqueda de la verdad, (certeza) lo que nos desaloja de él.

7 de noviembre de 2007, 23:52  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal