domingo, 30 de mayo de 2010

El menos común de los sentidos

La comparecencia de Montilla el 24 de mayo en el Senado para exponer sus argumentos sobre la urgente renovación del Tribunal Constitucional ha costado 6.500 €, en dos traductores para el catalán, dos para el euskera, dos para el gallego y uno para el valenciano. No debe haber senadores sordomudos.

La absoluta ausencia de sentido común es la única explicación para tan ridícula escenificación política en un país donde las personas que viven en CCAA que hablan otro idioma son, como poco,  bilingues, es decir, también hablan castellano.

Muchos trabajadores ganan al año poco más, o algo menos del doble de esa cantidad. No  digamos los pensionistas.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal