martes, 10 de julio de 2007

Reflexiones al rebufo del subtítulo de esta bitácora

Impresiones de novata.

El Software Libre es una alternativa que, lamentáblemente, no se conoce demasiado en este nuestro mundo primero.
Lo impide, por una parte, el monopolio de Microsoft, un monumental fenómeno único en su género, producto de la ignorancia general, la ambición de los mercaderes a continuación y, además, el requisito de una cierta especialización dada su gran complejidad.

Por otro está el neoliberalismo a ultranza (a muerte, a todo trance, resueltamente) modelo económico que "vivimos" actualmente, con su consiguiente repercusión política, capaz de sacar cuartos hasta del gruñido de los cerdos (dicen que del cerdo se aprovecha todo).

Aunque resulte difícil creer para quienes lo utilizan, el SL es minoritario. Se conoce en las universidades, a nivel profesional de programadores y desarrolladores, también por mentes intelectualmente inquietas, socialmente reivindicativas, pragmáticas y solidarias. Es lo que he podido deducir de mis incursiones en la red y en la asignatura y del intercambio de impresiones con otras personas.

Empieza a sonar en los medios, se habla de él por algún pasillo de la administración (incluso están en marcha un par de proyectos en Extremadura y Andalucía) y poco más. Su potencial es tan amplio y positivo, que se precisa formar profesionales educadores y profesorado que puedan enseñar, compartir y regalar un conocimiento que tanto bien puede hacer para la necesaria re-creación social: un mundo y una sociedad con la democracia limpia y puesta a punto, que la conduzca a ser más justa, más solidaria, más culta, libre y mestiza. Entre otras cosas, porque debería, por sus utilidades y filosofía, entrar en la educación curricular de niños y jóvenes. Incluido en otra materia, o como materia independiente.

No hablo sin conocimiento, tengo dos hijos, suficiente gente joven cerca, y personas trabajando con computadoras. Aunque no sea un “electrodoméstico” que esté tan presente en los hogares como la TV, aseguro que los chicos lo utilizan para comunicarse por messenger, para juegos y videojuegos, buscar algo para trabajitos del cole, colgar fotos y pelearse con los hermanos por el juguete. A nivel universitario, por supuesto la búsqueda de información para aquello que les interesa como futuros trabajadores de alto nivel… de consumo: trabajos en procesador de textos, currículos, becas, vuelos, comunicación internacional con los “amigos erasmus”, el porno, telefonía, sms,s gratuitos, correo electrónico, música, películas y actividades lúdicas o búsqueda de trabajo. Los adultos para leer el periódico, el porno, buscar alguna referencia de ocio, chatear, leer un blog referido, la bitácora de una amiga, y poco más, a nivel doméstico y los más atrevidos, claro.

Entiendo que para los apasionados del soft libre, esto les resulte casi insultante, pero es la realidad pura y dura. La filosofía y práctica del SL no sólo son un poco complicadas, sino que también tiene un cierto matiz creativo y artístico en la actividad de los desarrolladores y programadores, porque es necesario sentir una enorme pasión, sobre todo los que lo hacen por diversión y de forma altruísta, para estar horas creando y trabajando ante un ordenador, organizando o desorganizando, buscando, encontrando y cribando. Es casi una droga, un vicio, una obsesión. Como los grandes artistas pintores, escritores o cineastas. Como los científicos que se dejan la vida y los ojos en el microscopio, los libros y los tubos de ensayo y ahora también en la computadora.

Cambiando de tema: Las posibilidades la red, su caleidoscópica mirada, sus multifacéticas estructura, arquitectura y temática; la cantidad de información que puedes obtener; las páginas interesantes; las creaciones de gente anónima que casi deja de serlo una vez nos transmiten su sabiduría; experiencia o vivencias. El caos real o aparente; los hipertextos que nos llevan de una información a otra: la variedad y pluralidad de contenidos y conocimientos; las posibilidades de participar; fluyen como la naturaleza de los ríos, son interesantes y tan abundantes que se necesita mucho tiempo de “navegación” para poder distinguir la paja del grano. Pero acabas por saber hacerlo, la propia herramienta lo facilita.


Si todo estaba en los libros, todo está ahora en la red. Salvo el placer de leer un libro y adormecerte con su ronroneo, el placer de leer los gestos del amigo con el que charlas en tertulia tomando la cerveza, y el placer de la caricia en la piel del amante.
© Teresa C.B. ©

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal