miércoles, 20 de junio de 2007

Ventoleira

Bajando por el camino, lo primero que te encuentras son unos enormes y antiguos castiñeiros antes de entrar por la cancela amarilla. Anfitriones, guardeses y amigos que en noviembre regalan castañas a los que pasan o se acercan a buscarlas. Dentro, hay un par de nogais que tamén tiñan historia e nos dan as suas noces.

No es muy grande, más bien modesta. Desde el porche, la parra o los ventanales de la sala, da gusto leer, trabajar, charlar, hacer un Quiz, o echar una partida a las cartas. Levantas la vista y posas la mirada en la ría, los árboles y algún que otro
tejado. El espíritu se serena y todo parece posible.

No es sólo mía, ni tengo sentimiento de propiedad hacia ella, pero sí contiene una parte de mi instinto de conservación. Es de mis padres, ellos la construyeron con sacrificio y en ella conviví mucho con mamá. Ahora no están ellos, pero, como por delegación y porque así lo establece la ley, es de los ocho hermanos que todavía vivimos aunque casi sea una locura que permanezca todavía con nosotros.

Quizá, al menos por mi parte, por la magia de los veranos pasados allí desde los diez o doce años, las muchas anécdotas en el recuerdo que parecen marcar los ritmos y referencias del tiempo que he vivido y las cosas que me han pasado. Quizá porque aglutina los recuerdos de mi felicidad y mi sufrimiento como símbolo de aquello que todavía permanece en pie en mi vida: el recuerdo de los que se fueron, de los que están y de los que estuvieron de paso, entre otras cosas. Es decir, de los que amo y amé.

No me atrevo a decir que hay un futuro. Ni para la casa, ni para mi. Es demasiada magia, demasiada esperanza, demasiada alegría. Da miedo. Por eso, allí me siento como "en mi propia casa", que es, en definitiva, sentirme en paz conmigo misma.
© Teresa C.B. ©

Etiquetas:

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Bonito retrato si señor

RCB


Nogueeeiiira! teeeñen!
Brrrr!!!

21 de junio de 2007, 1:12  
Anonymous Altair ha dicho...

Que paz tu passas com estas palavras Teresa. Muito gostoso ler o teu texto. Da vontade de estar neste lugar, nesta casa. Muito bom sua descrição da casa de teus pais. Estou indicanto teu blog a todos os nossos colegas do mestrado aqui no Brasil.
Muitas gracias por tu visita en mi blog e por tu comentário.
Carlos Drommond de Andrade es un mui magestoso poeta.

Altair

22 de junio de 2007, 1:01  
Blogger TCB ha dicho...

Qué alegría verte y recibirte aquí, Altair. Gracias por tu buen hacer con mi bitácora de novata. Una vez más tengo la oportunidad de escudriñar la realidad y la magia.

22 de junio de 2007, 10:52  
Anonymous maria ha dicho...

...ole que arte tiene mi madrina!..no solo pintas maravillas con oleos, tambien con palabras!!!..XX

Hablando de oleos,tengo otro video para ti..
Frida Kahlo..no hacen falta introducciones...

Disfrutalo!

TQM. xxx

http://uk.youtube.com/watch?v=nE-UjfdIGEY

22 de junio de 2007, 22:00  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Es lo que dije yo... Bonito retrato
saludos también a María
RCB

24 de junio de 2007, 18:23  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal