martes, 19 de junio de 2007

Pederastia en la Iglesia Católica

Los casos de pederastia en la Iglesia Católica son una serie de acusaciones de abuso sexual hechas en contra de sacerdotes de la Iglesia Católica en la segunda mitad del siglo XX. A pesar de que tales cargos ya habían sido formulados en años anteriores, el tema ganó notoriedad durante el último lustro de la década de 1990. Este artículo trata de casos denunciados y que han sido llevados a juicio, y del tratamiento que la Iglesia Católica le ha dado a este problema. En los incidentes de abuso sexual se hallaban involucrados sacerdotes diocesanos (varones todos) y miembros de varias órdenes religiosas católicas (de ambos sexos). Los casos por lo general se dieron en seminarios, escuelas y orfanatos, donde los niños estaban bajo el cuidado del clero. La Iglesia y sus líderes reciberon muchas críticas como consecuencia de estos casos, en especial cuando se descubrió que algunos miembros de jerarquía superior del clero los encubrieron. Por ejemplo, se alega a menudo que en muchos casos, tras conocer por medio de los padres, o profesores, el obispo de la diócesis correspondiente sobre los casos de abusos, estos obispos generalmente se limitaron a trasladar a estas personas a otra diócesis, donde reincidían en sus prácticas sexuales delictivas. Datos sobre el problema en Estados Unidos
Más de 4.300 sacerdotes católicos de EEUU estuvieron implicados en presuntos casos de abuso sexual contra menores desde 1950, según dos informes difundidos.Los dos estudios, supervisados por el grupo "Junta Nacional de Revisión" ("National Review Board"), señalaron que un total de 4.392 sacerdotes fueron acusados del abuso sexual de 10.667 menores entre 1950 y 2002. De ese total, aproximadamente 6.700 casos presentaron suficientes pruebas, otros 3.300 no fueron investigados porque los sacerdotes ya habían fallecido, y otros 1.000 no presentaron pruebas fiables para justificar una investigación, según un comunicado divulgado por la diócesis de Yakima, en el estado de Washington.Uno de los informes indicó que los costes relacionados con estos problemas superaron los 570 millones de dólares en concepto de gastos legales, indemnizaciones, terapia para las víctimas y tratamiento para los curas. Esa cifra no incluye los 85 millones de dólares que pagó la arquidiócesis de Boston para resolver algunas de las demandas presentadas por las víctimas. La arquidiócesis de Boston (Massachusetts), donde se prendió la mecha que desató el escándalo de abusos sexuales cometidos por sacerdotes, anunció a finales de mayo de 2005 el cierre de 65 de las 357 parroquias de su jurisdicción, la cuarta más grande de EEUU.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal