viernes, 7 de septiembre de 2007

Software Libre, motor e impulso de un sistema educativo en continua reforma y necesaria renovación.

La educación es un elemento básico, imprescindible y singular en la formación de ciudadanos libres, cultos, con capacidad de investigación, inquietos por la sociedad y el mundo que habitan y formados en el espíritu crítico y solidario a través de supuestos implícitos en la sociedad informacional y formacional.

“A. Einstein, el padre de la relatividad, no hubieran podido cursar matemáticas en las universidades públicas madrileñas, a la vista de su bajo expediente. Aunque una reflexión suya devuelve el golpe que le hubieran dado hoy: “Es un milagro que la curiosidad sobreviva a la educación reglada”[14]

El potencial de las tecnologías de la sociedad informacional, contiene el embrión silente de una revolución, siempre pendiente, entre la miseria frente al exceso, la enfermedad frente a la salud, la ignorancia frente al conocimiento, la carencia o el prejuicio educativo contra la formación integral del individuo. También instrumentaliza la manipulación: monopolio industrial y económico, intromisión en la privacidad y consecuente encauzamiento de las conductas de los individuos, tanto de consumo como pedagógicas y educativas.

“El problema de fondo es filosófico. Los imperativos tradicionales de la ética o la epistemología se basan en la consideración de los seres humanos como sujetos autónomos y libres. La tecnología sutilmente, está socavando estos principios al insertarse de manera persistente en todas las facetas de nuestra vida. Y lo hace porque comprender la tecnología, comprender la legislación que la regula, comprender cómo puede y cómo está cambiando nuestras vidas y, sobre todo, comprender como podemos actuar para evitar la manipulación a través de la tecnología es muy, pero que muy difícil. La libertad y la autonomía se ponen en peligro cuando aceptamos acríticamente y sin reflexión metodologías y formas de actuar e interactuar que dependen de recursos tecnológicos cuyo funcionamiento no entendemos ni podemos controlar”[15].

Estas son bases éticas y filosóficas del movimiento del SL, pero ¿Y la praxis? “El árbol desde chiquito” dicen nuestros mayores. “Es más fácil dotar a los colegios de computadoras que pensar en una filosofía global de la educación”[16]

Las computadoras ya están en colegios, institutos y universidades. Se utilizan como herramientas de trabajo e instrumento de aprendizaje de programas o consulta en internet. La inmensa mayoría de ellos con software propietario y lo que es peor, monopolístico. Y digo peor, porque monopolio implica ausencia de libertad de elección, falta de competencia de mercado e incluso dictadura ideológica en lo que a las TIC respecta, teniendo en cuenta su capacidad para formar individuos que conforman las sociedades y consecuentemente su orientación de consumo, mantenimiento de estereotipos y manipulación ideológica (pensamiento único).

“Afirmar que un pensamiento o idea tiene propiedad es erróneo para Diego Salva, ingeniero de la Universidad Nacional de Salta (Argentina), ya que la economía es la ciencia de la escasez, y todos sabemos que el conocimiento no es escaso, por lo tanto, no es parte de la economía, y no puede ser susceptible de convertirse en propiedad de alguien. Y si dejamos que esto pase, corremos un grave peligro: que aquellos que se adueñan de algo infinito terminen siendo dueños de todo lo finito”[17]

Cuando se plantean cuestiones de carácter ético me planteo el mismo interrogante y expongo la misma idea. ¿No es la educación la base de toda conducta y aprendizaje del individuo y por extensión, de reforma social? Necesariamente ha de dar un vuelco la formación curricular, los planes de estudio, las materias y a las metodologías de enseñanza, e incluso a la formación en la propia familia. Retomar lenguas arrinconadas como el latín y el griego, (aprehensión de conceptos y capacidad lingüística), es tan necesario como introducir otras nuevas: lenguaje software; o algo tan prosáico como la mecanografía (al menos hasta el perfeccionamiento de sistemas de reconocimiento de voz [18]).

La investigación como metodología de aprendizaje, que la red y la programación facilitan y renuevan; participar en trabajos colaborativos y asociativos como la Wikipedia supervisados por profesionales previamente formados. Fomento del espíritu crítico a través del material y posibilidades que ofrece la red: webs, foros, wikis, textos, hiperextos, periódicos, correo, porque capacitan, ofrecen alternativas y procuran un descubrimiento personal que es la mejor forma de aprender, aprehender e innovar.

Así mismo, aunque la Real Academia Española de la lengua (RAE) distingue entre lengua (sistema de comunicación verbal) y lenguaje (forma de expresión), ambas nos posibilitan la comunicación, ya sea entre “homos sapiens”, como entre éstos y los computadores.

Dice Manuel Castells[19]: “El software es el lenguaje que permite relacionarnos con los ordenadores y los sistemas digitalizados. O sea, con las redes de máquinas que forman la infraestructura básica de nuestra sociedad. La apropiación privada del software es equivalente a la apropiación de la escritura en los orígenes de la humanidad.”

Habrá que tomar en consideración que el software puede ser asignatura curricular con suficientes argumentos filosóficos, éticos pedagógicos y educativos.

La Institución Libre de Enseñanza (ILE), fundada en 1876 por un grupo de catedráticos (Francisco Giner de los Ríos)[20], fue una experiencia que, partiendo de la oposición crítica y el replanteamiento de lo que debía ser la enseñanza a tenor de las circunstancias políticas e ideológicas del momento, lleva a la práctica una forma de entender la enseñanza absolutamente revolucionaria y novedosa que dio unos excelentes resultados en cuanto que muchos de sus alumnos fueron grandes creadores y artistas de reconocido prestigio. Pero lo verdaderamente importante, fue el alcance que tuvo la experiencia respecto a la formación de hombres libres y capaces de transmitir su experiencia vital, materializar creativamente su trabajo, su ser, estar y hacer en libertad, con cuestionamientos de diferente signo y significado contribuyendo a re-construir una sociedad más libre, justa, vitalista, tolerante, diversificada y solidaria, y consecuentemente “más ética”.

Sus principios tienen puntos en común con los de proyección de cambio social del SL:

“El proyecto pedagógico de la Institución es un proyecto total, una tentativa de transformación global en la que conviven una visión de lo político, de lo social, de lo religioso, de lo ético y de lo científico, recíprocamente entrelazadas e interdependientes, fundiéndose entre sí en una auténtica concepción del mundo y de la vida. Y en esa concepción del mundo, naturalmente, ocupa un lugar central una nueva concepción del «hombre»: Un individuo crecido y formado en una suerte de humanismo integral que recuerda a veces en ciertos rasgos al ideal del humanismo renacentista.

Como mantenían una concepción del mundo de carácter total y al mismo tiempo unitaria y armoniosa, sus enseñanzas pretendían impulsar la intuición de esa profunda unidad armónica del mundo. Su enseñanza quiere ser, por tanto, total, global, indivisible y unitaria. (…) el ambiente ético que se vive y en el que respira el niño es muy sencillo y muy poco reglamentario: respeto hacia el ser humano, tolerancia activa con las convicciones de los demás, confianza en la razón y en el diálogo, humildad científica, austeridad material, un cierto sentido de solidaridad y lealtad, seriedad...y poco más. (…) cada individuo va madurando y perfilando sus propias convicciones. (…) de todas las tendencias ético-políticas, porque lo característico en ella no es un recetario moral, sino, más bien, un talante que podría enunciarse así: «Forja tus ideales por convicción y sé coherente con ellos en todo caso. Es decir, piensa cómo debes vivir y vive como piensas»[21].

El caos real o aparente de los hipertextos, nos conducen de una información a otra, cuya guía, sino intuitiva, si puede adjudicarse al entendimiento y asociación libre de ideas como metodología de adquisición del conocimiento que, de alguna forma, está conectada con la metodología de enseñanza, renacentista y libre de la ILE: la variedad y pluralidad de contenidos e información; las posibilidades investigación, interactividad y participación en la propia formación y estudios, en el aprendizaje e interactividad académica y social.





[15] Roberto Feltrero. Segundo Chat Académico 07 FSL: Sesiones. 29/06/2007
[16] D. Wolton. 1999. “En búsqueda de la comunicación humana”. Ed. Cono sur

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal