jueves, 12 de julio de 2007

A más velocidad, menos consumo

RAFI BLANCO FERNÁNDEZ. 11.07.2007
Me he hecho con un vehículo último modelo de 177 caballos. Este fin de semana me fui sola a disfrutar de su conducción sin pasar el límite de velocidad permitido en autovía. Como el bicho tiene ordenador de a bordo, me fijé en que cuanta más velocidad cogía, menos consumía. El lunes me acerqué al concesionario y se lo comenté al vendedor. Me contestó que el vehículo cuenta con un sistema de turbo volumétrico de geometría variable que cuanto más revoluciona el coche, menos consume. De nuevo en la autovía lo comprobé: a 120 km/h, y con las revoluciones a 2.000, el coche consume una media de 8 litros, y cuando lo subo a 140 km/h con 2.700 revoluciones, el consumo baja a 5,2 litros. ¿El límite de velocidad, aparte de ser para seguridad, no era para menor consumo? Así me explico el porqué los coches van a toda leche por la carretera y se estrellan con esa facilidad. El Gobierno no puede conducir por mí, pero sí puede limitar por ley la potencia de mi vehículo, ya que no sirve para nada tener un coche que corra a más de 120 km/h. Bueno sí, para matarme.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal